LOS MOLINOS

BAQ 2010
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
ARGENTINA
BALBUENA, MC. CORMACK, ROBIROSA, WOFCY. ARQUITECTOS.

Año de proyecto: 2005

28.000m2

Monto de obra: 30 millones de dólares.

La intención es moldear un espacio con espíritu respetuoso pero expresivo. Lo que tiene valor arquitectónico permanece, como testimonio de excelsitud. Esto es: el Molino Sur, el Molino Norte y el edificio de salas de máquinas denominado ahora Catedral. Los edificios intersticiales de poco valor, en cambio, se demuelen para dar lugar a nuevos espacios, abiertos, de uso público, de inapelable vínculo con la cultura.

Se propone embellecer y transformar sobre la base del respeto en el contexto histórico. Al crear, en la huella de lo demolido, espacios exteriores –de acceso público- se genera una puesta en valor de la estructura patrimonial existente y da a la propuesta un carácter abierto que permite la comunicación con la sociedad.

El crecimiento nuevo del conjunto se realiza en la zona superior, donde se alojan los apartamentos as exclusivos, por sobre los dos molino, de manera de no amenazar la fluidez de los espacios de planta baja antes mencionados. El encuentro entre las partes se propone flexible y compacto a la vez: tanto la densidad y la solidez del edificio histórico, que contiene el 70% de los apartamentos, como la liviandad de la nueva estructura que lo corona o lo completa se amalgaman y compensan mutuamente, sin entrar en ejercicios de dialéctica: por el contrario, forman un nuevo conjunto que trasciende el tiempo. Esta nueva arquitectura de coronamiento, que corre a lo largo del edificio entre las dos torres, es la única señal construida del cambio de función del edificio hacia la avenida principal del barrio y su tamaño surge de la compensación de la vieja volumetría de los caóticos techos existentes con una nueva, de corte nítido y rectangular. Esta operación aporta liviandad al conjunto. Las estéticas quedan integradas en una nueva forma, sencilla, que se expresa en las líneas rectas.

Las recovas que recorren el frente de ambos molinos buscan ampliar la circulación sobre la Av. Juana Manso para dar mayor comodidad al caminante. Se suaviza la transición entre lo interior y lo exterior y ofrece como resultado un espacio contenido que invita a ser recorrido. Ambas se encuentran en el vacío central donde se configura la plaza que vincula todas las arquitecturas y que está flanqueada además por dos enormes murales.

Este vacío busca ser un aporte a la avenida Juana Manso, apareciendo como un atrio urbano que conecta al conjunto con los espacios exteriores públicos que no están directamente relacionados con éste.

Un nuevo edificio de forma prismática totalmente vidriado, que contiene un pequeño conjunto de oficinas, flanquea la zona sur de dicha plaza y genera hacia la zona de la Catedral un gran patio abierto, que es la antesala de acceso a ésta, que se remodelará para la realización de eventos.

Se intenta transformar al edificio en un gran polo de atracción del desarrollo de la vida cultural y social, de ahí su alto grado de interacción con el área circundante. Todo el perímetro del conjunto a nivel peatonal está formado por locales comerciales y accesos a sectores de actividad cultural, evitando la aparición de elementos intermedios de seguridad, como rejas y muros.