MUSEO DE LA MEMORIA Y LOS DERECHOS HUMANOS

BAQ2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MENCIÓN
CHILE
CARLOS DIAS, LUCAS FEHR, , MARIO FIGUEROA

Los recuerdos son figuras que vivimos en un mundo inconcluso. Son fragmentos de hechos irrepetibles, que nunca suceden dos veces. No entendemos la memoria como un deseo juvenil para ir hacia atrás, para reemplazar lo irremplazable, la memoria sirve para arrepentirnos. Se trata de mirar al futuro, sabiendo del pasado.

Un museo de la memoria debe ser imaginado por el carácter no lineal del tiempo, sus imágenes y el poder de mantener y transmitir este conocimiento en una manera amplia e imparcial.

Un país singular, entre la cordillera de los Andes y el mar, dispuesto a ocupar esta parte de la tierra, construye un simbólico museo. La memoria evidente, emerge y flota, sin problemas para elevarse en un arca donde todos los recuerdos de la historia de Chile se depositan. Diseñado para crear lugares físicos o mentales, desde donde es posible germinar el conocimiento interiormente en cada individuo. Sólo lo que se lleva a cabo personalmente por cada uno puede ser acumulado en la memoria activa. Un espacio dedicado a la memoria no se puede, solo transmitir con información, sino también provocar la reflexión acerca de los recuerdos y deseos.

El centro Matucana será una plaza abierta, entretenida y armonizada con la herencia de la ciudad, la incorporación y el cambio de la misma. El museo de la Memoria no será un monumento aislado, vagamente urbano y carente de responsabilidades, por el contrario, será un elemento comprometido directamente con la delimitación y caracterización de este nuevo espacio público de Santiago. Es un generoso que propone amplias posibilidades y caminos abiertos para la transportación cotidiana y natural, debido a los elementos urbanos y cívicos que tiene el Centro Matucana.