NÚCLEO DE ESTUDOS EM ÁGUA E BIOMASSA (NAB)

FS_Selecionada65639

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
BRASIL
GUSTAVO MARTINS, ANA POLIZZO

El edificio que alberga el actual Grupo de Estudio sobre el agua y la biomasa (NAB) de la Universidad Federal Fluminense (UFF) es el resultado de una colaboración entre el Instituto de Química de la UFF y Petrobras. El nuevo edificio está ubicado en el campus de Praia Vermelha, en el barrio de Boa Viagem (Niterói) en tierras que se enfrenta a la bahía de Guanabara, compartiendo con sus vecinos una de las más bellas vistas de la ciudad.

En el proyecto de NAB, hemos considerado tres aspectos principales en el proceso de diseño y la intención conceptual: en primer lugar, la relación con el paisaje, que es extremadamente dominante en este caso; en segundo lugar, la especificidad de su programa, osea,  la necesidad de acomodar un número de laboratorios; y, finalmente, – y no menos importante para ella – la recuperación del espacio público que ofrece la composición volumétrica del predio.

El NAB es un cuestionamiento a la ocupación de los espacios públicos que se observan en la universidad, es decir, su vacío compuesto por pilares, fundamentales por su carácter de permanencia, la circulación – cada vez más ocupado por áreas cerradas. Proponemos un edificio que es el resultado del diálogo con el lugar no sólo adaptarse a él, sino que forma parte de la construcción de un paisaje, donde el edificio y el terreno, claramente distintos, son partes de un solo engranaje, ya que comparten el mismo objetivo: posibilitar una nueva comprensión espacial y valorar la percepción del lugar público.

El edificio de NAB está adaptado a un espacio residual entre el complejo de edificios de Computación y un gran edificio que albergará un conjunto de laboratorios para el Instituto de Química de la muy UFF. Esto hecho refuerza las intenciones proyectivas aplicadas, se lo caracteriza como una zona de intersección y la comunicación, que no sólo promueve la circulación y el paso, sino también la ocupación del espacio residual a través del encuentro y el intercambio entre las personas.

El uso de materiales como el hormigón armado, acero, aluminio, vidrio y otros se consolidan como nuevos criterios para el empleo, reforzando el espíritu público y la construcción austera. Una enorme viga de celosía de 5,6m de altura en forma de “L”, limita con el espacio libre cubierto del edificio. Esta armonía con el paisaje permite su sótano se presente como un potenciador de encuentro entre estudiantes, técnicos y maestros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *