OFICINAS REGIONALES DE LA FUNDACION DEL EMPRESARIA

FUNDACION DEL EMPRESARIADO CHIHUAHUENSE. 001

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
RUBEN ESCOBAR URRUTIA

El proyecto fue diseñado con los parámetros de la certificación LEED como base.

Los volúmenes del panel de aluminio fueron  uno de los elementos clave durante la construcción del proyecto, la geometría de las fachadas taseladas eran la preocupación principal del equipo de diseño, los instaladores grandes de la región no estaban dispuestos a trabajar las hojas de aluminio en una sola pieza, querían poner juntas de silicón donde nosotros queríamos solo dobleces, por lo que tuvimos que entrenar nosotros a un experimentado grupo de carpinteros, liderados por un contratista tipo “MacGyver” , que estuvo dispuesto a romper paradigmas de cómo se debía trabajar e instalar el panel de aluminio y de idear alguna manera de poder prefabricar la fachada completa con todo y estructura, y luego colocarla en su lugar con una grúa.

Dicho proceso constructivo nos permitió reducir los tiempos en la obra, redujo el riesgo de trabajar con hojas de aluminio de 1.50 x 5 metros, con dobleces en varios sentidos, y sobre andamios metálicos a 12 metros de altura para poder instalarlas. Además de esto, el utilizar las hojas  de aluminio casi de una pieza, nos creo un desperdicio mínimo, el cual utilizamos en las caras laterales de los volúmenestaselados,  como parte del diseño de la fachada, por lo que a la final tuvimos un desperdicio menor al 3% en el volumen del panel instalado, cuestión relevante además de su costo, en un edificio que pretende ser sustentable.

La cubierta ajardinada, además de la importancia que toma en la fachada del edificio, reduce la cantidad de agua lluvia que es canalizada a los pozos de absorción con que cuenta el proyecto. También reduce el efecto de la “Isla de Calor” y ayuda a la eficiencia de los equipos de refrigeración del edificio. Las persianas sobre la fachada poniente del edificio, mitigan el sol del poniente en el duro Desierto Chihuahuense, permitiendo tener ventanales hacia la plaza de eventos y hacia la calle, desde el salón de usos múltiples y el área de oficinas.

La selección de los cristales de todo el proyecto, son cristales dobles con una capa suave de baja emisividad “Low E”, permiten la entrada de luz visible y bloquean el calor. Los ventanales hacia la cubierta de segundo nivel y en los extremos de las oficinas permiten que se trabaje durante la mayor parte del día con la luz natural proveniente del exterior, sin necesidad de tener encendidas las luminarias del edificio.

Se cuenta con un sistema de refrigeración y calefacción, controlado por un sistema central y con compuertas de volumen variable, permitiendo utilizar la refrigeración solo en las áreas que realmente están ocupadas.

La selección de materiales en el proyecto además de ayudarnos a reforzar el concepto arquitectónico, se cuidó que fueran de bajo o nulo mantenimiento.

Durante la construcción, se cuidó que los materiales de desecho se redujeran al mínimo posible y los mismos se destinaran a lugares adecuados para su reciclado.

Todas las acciones anteriores además de ayudará  reducir el consumo energético del edificio contribuyen a que la fundación trabaje con menores costos de operación. También muestra el compromiso tanto del equipo de diseño como el organismo que lo habitará, de ciudad el medio ambiente, promover la responsabilidad social, y servir como muestra de que las acciones para combatir el cambio climático y el cuidado de los recursos naturales, es una acción que debe darse desde lo individual y en cada proyecto, solo así lo lograremos estabilizar o revertir el daño que estamos haciendo al medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *