OTRAS MODERNIDADES

BAQ 2016
CATEGORÍA TEORÍA HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA EL URBANISMO Y EL PAISAJE
MÉXICO
CATHERINE R. ETTINGER, J. JESÚS LÓPEZ GARCÍA, LUIS ALBERTO MENDOZA

La historia de la arquitectura de México se ha escrito primordialmente desde el centro y sobre el centro. Tal es el caso de la arquitectura moderna mexicana que resalta la importancia de los protagonistas nacionales y los edificios sobresalientes de la capital. Aunque es indiscutible que tanto en cantidad como en calidad técnica, en el centro del país y en las grandes urbes se encuentran los ejemplos más relevantes de arquitectura del movimiento moderno, la visión a partir del centro no es el único camino para comprender fenómenos presentes en el amplio territorio nacional sobre todo si se reconoce que la adopción de lenguajes provenientes del movimiento moderno se dio de distintas maneras y en diversas escalas en todo el país.

Las obras del interior del país, las cuales reflejan una realidad nacional y procesos singulares han tenido poco registro y, en muchos casos, se han observado como una arquitectura de atraso o de periferia. Este libro rescata el trabajo de investigadores en diferentes estados del país quienes no solo describen los procesos de apropiación sino hacen nuevas propuestas historiográficas. Refutan modelos sencillos de flujos centro-periferia en favor de una visión más compleja de flujos—no solo centro-periferia.

Ante esta situación este libro colectivo, a través de doce ensayos sobre arquitectura del siglo XX, muestra la riqueza de experiencias en el territorio nacional; estos ensayos se han realizado desde una perspectiva crítica a la historiografía centrista con miras a una comprensión más profunda de los procesos de apropiación de nuevos lenguajes, esquemas espaciales y materiales en las diversas regiones en el país. En ellos se ha procurado abandonar la valoración de las expresiones locales contra la producción del “centro” –una valoración en que la periferia aparece en términos de atraso–a favor de la comprensión de los procesos locales y el reconocimiento de la multiplicidad de flujos.

Atendiendo esta problemática este libro aporta perspectivas diversas sobre la arquitectura y el urbanismo del siglo XX en México aproximándose a un retrato que incluya tanto las peculiaridades locales como las coincidencias en las experiencias regionales. No tiene pretensiones de retratar la totalidad del país, sino de presentar al lector obras y experiencias locales desde la perspectiva de cada región.

A pesar de las temáticas abordadas y las diferentes perspectivas de los autores, el libro tiene algunos hilos conductores. En primer lugar, atiende cuestiones historiográficas más amplias, como es el tema de los flujos. Varios de los autores interrogan nociones aceptadas de flujos centro – periferia. A través de los ejemplos que se presentan en este tomo se observa una mayor complejidad en los  flujos de ideas, de influencias y de materiales en toda su complejidad y la importancia de los procesos locales y las particularidades de las relaciones regionales e internacionales.

En la diversidad presenta otra cuestión que sale a relucir es el hecho de que la modernidad no llegó simplemente a reemplazar a la arquitectura de otros periodos o a la tradicional. Los tiempos son propios de cada sitio y la coexistencia de distintas maneras de diseñar y construir, en fin, de hacer arquitectura y ciudad, es discernible en prácticamente todos los sitios. Se observa a través de los textos la manera en que los constructores y la población en general se apropiaron paulatinamente de la modernidad arquitectónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *