PABELLÓN COMERCIAL LEMONAID

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
PARAGUAY
FRANCISCO TOMBOLY, SONIA CARÍSIMO

Todo paraguayo alguna vez se ha sentado en una silla cable en la vereda, bajo una sombra donde vecinos, niños y amigos reclamaban el espacio público. Esta costumbre se ha perdido en los últimos anos. Con este proyecto queremos rescatar una identidad, una forma de ser nuestra, una forma de habitar la ciudad.

Existe en el mercado una producción masiva de materiales desechados que se acumulan día a día en nuestro país y el mundo; que no tienen un destino final, un uso secundario o alternativo una vez cumplido con su función esencial, por lo que el proyecto plantea la reutilización eficaz de un material en desuso, en este caso el pallets de madera, con intención de que sea una alternativa posible para el mercado de la construcción paraguaya buscando accesibilidad y economía con un sistema constructivo simple y de fácil manipuleo.

El proyecto es un pabellón comercial para venta de alimentos y jugos naturales que debería ser de fácil montaje, donde se tomo como referente la silla cable, conocida y utilizada tradicionalmente en nuestro país por su comodidad y bajo costo pero sobre todas las cosas por lo que esta representa (sombra, reunión de amigos y vecinos y un terere helado (te frio tradicional paraguayo).

Con un presupuesto ajustado se opto por utilizar como cerramiento/filtro una estructura metálica modular de 2,30 x 2,30 mts unidas entre sí por elementos simples y tejida por el cable (cable plástico reciclado de 3mm.) que permite traslucidez y vibración visual.

Al mismo tiempo esta estructura portante soporta el techo que está hecho de módulos de 3 pallets vinculados con planchuelas y tensores, salvando una luz de 3,60 mts. Colocando sobre los pallets chapa translucida para dejar pasar la luz, actuando así la cubierta como una pérgola. Bajo este único techo se sitúan los servicios, atención al cliente y comedor.

La intención fue crear un espacio intermedio, permeable al viento y que busca identificarse con la forma de habitar del lugar. Una sombra, una pausa para refrescarse.