PAISAJE ANDINO – URBANIZACIÓN SIERRA DEL MORAL

BAQ 2010
CATEGORÍA TEORÍA, HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA, EL URBANISMO Y EL PAISAJE
ECUADOR
FABIÁN ESPINOSA ARQUITECTOS.

Sierra del Moral se ubica en el camino antiguo a Nayón, en Lomas de Monteserrín. Se encontró zonas llenas de moras silvestres y vestigios de los osos de ante ojos, de allí Sierra del Moral. Los elementos rectores del diseño de Sierra del Moral son la topografía y la vista.

La Urbanización al estar limitado por grandes quebradas la interconexión y redundancia que se busca en sitios de menor declive no fue posible y las calles obligatoriamente siguen la topografía de la montaña y terminan en cul-de-sacs. La diferencia de nivel entre calles en la zona de edificios varía entre 20 y 45 metros.

La pronunciada pendiente de todo el emplazamiento es uno de los desafíos más importantes y marcados del sector, por lo que buscamos que ella sea la protagonista y guía del diseño paisajista de la urbanización. Para preservar el sistema natural topográfico se planificaron intervenciones de bajo impacto estableciendo un lugar amigable con el peatón y el medio ambiente. El diseño fue influenciado por factores propios del sitio como la impresionante vista de los Valles de Quito y el deseo de preservar los largos arboles existentes.

El elemento organizativo central es la escalinata de piedra y el puente peatonal que es también el portón de entrada vehicular y que separa las dos zonas: de casas y edificios. En la zona de alta pendiente con un declive que varía entre el 33% y el 45% están los edificios de hasta 15 pisos que con sus terrazas siguen las laderas de la Montaña. Al norte de la zona peatonal ubicamos el área de casas, el conjunto en su totalidad logra la densidad media requerida por el programa.

El camino peatonal inicia desde lo alto con una escalinata de piedra que baja a lo largo de toda la urbanización dejando al peatón disfrutar de una vista inigualable y mimetizarse con la vegetación del sitio. El eje vial recorre la urbanización siguiendo la topografía y dándole una accesibilidad integral urbana al sitio.

Internamente la Arquitectura se va fundiendo con el paisaje del lugar. Las edificaciones diseñadas para Sierra del Moral establecen una arquitectura moderna guardando cierto orden y carácter guiado por la fuerte pendiente del lugar. El aporte al espacio urbano es esencial, las áreas de retiro son mayores a las requeridas y están llenas de jardines, plazoletas, y fuentes de agua. Las edificaciones aterrazadas se van acoplando a la montaña lo que representan la integración de la arquitectura con el paisaje en que se entienden, envuelven y complementan recíprocamente.

LOS DETALLES

Lámparas, bases de piedra, el recubrimiento hiedras en muros de contención son detalles acogedores de la urbanización. Incentivamos la apertura visual de los cerramientos y diseñamos áreas de transición semipúblicas para integrar el espacio visual de la calle a las edificaciones.

La Quinta fachada. Desde lo alto de la loma, el usuario ve acabados naturales como terracota o gres rojo, o piedra en el puente.

En lo bajo dominan las pendientes con vegetación andina como sigse, cholan, jinjin, fresno, calistemos, variedades de acacias, rosal de castilla, supirosa, retama, entre otras.

Experimentamos también con vegetación de páramo andino como orquídeas, bromelias, helechos de diferentes variedades.

Las veredas que se adentran en las áreas verdes en lugar de seguir la orilla de la calzada se convierten en puentes y senderos elevados que permiten apreciar el sector y la hermosa vista a la quebrada de Guagtahuayco.

La escalinata de Piedra además de ser un elemento organizador crea un fuerte objeto símbolo junto con el puente. En la década de 1960 la renovación urbana de la ciudad destruyó la escalera neoclásica al frente del colegio 24 de Mayo (actual colegio Eugenio Espejo). En una pendiente similar hemos recreado con piedra de río, piedra molón y piedra tallada una versión contemporánea de ese monumento del Quito Antiguo.