PARQUE DEPORTIVO MESUCA

Parque Deportivo Mesuca foto seleccionada

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO URBANO Y ARQUITECTURA DEL PAISAJE
VENEZUELA
IGNACIO CARDONA, OSCAR RODRÍGUEZ, JESÚS BELMONTE, RODRIGO GUERRA, SANTIAGO RIZO

Petare nace como consecuencia de la expansión urbana que tuvo Caracas en el siglo pasado, luego del boom petrolero. Actualmente alberga alrededor de 800.000 habitantes constituyéndose el sector autoconstruido más grande de Latinoamérica, compuesto por los sectores más desposeídos de la población con dificultades de acceso a equipamientos y servicios urbanos. El petareño sube o baja un promedio de 20 pisos, por escaleras precarias, para poder acceder a estos servicios. Vivir en Petare, es transitar por la penuria, es batallar contra de un territorio que pone limitaciones al desarrollo humano de quien lo habita. Al mismo tiempo, es un lugar de oportunidades, si imaginamos los valores de hermandad que allí encontramos pero cargado de los servicios y espacios públicos al que todos los ciudadanos tenemos derecho.

Este proyecto es producto de un concurso de arquitectura convocado en el año 2011 por la Alcaldía de Sucre (inversionista social), luego de un levantamiento de un programa de áreas conjuntamente con la comunidad. Por un lado el lugar representaba un contraste entre la alta densidad construida del barrio y un terreno que se mantuvo vació por ser el botadero de basura durante muchos años, asimismo las hermosas visuales sobre el Cerro Ávila y el propio barrio que se mezclaban entre sí mismas brindando un paisaje por demás mestizo. La necesidad de preservar el vacío y las visuales, constituyen el concepto que motorizó la idea del proyecto arquitectónico. Frente al terreno, un espacio está llamado a ser una plaza futura que concentrará paradas de transporte público, además de la integración con otros equipamientos. Frente a este, una nueva plaza descubierta por un edificio cuya tipología de gimnasio vertical se convertirá en el nodo de confluencia entre diferentes direcciones de los barrios adyacentes. El resto del proyecto lo conforman una sucesión de graderías, techos verdes y caminerías que buscarán maximizar el uso del espacio público y distribuirán en una serie de módulos que clasificarán los diferentes programas: el deportivo elevado, el cultural como basamento, y el asistencial como borde al barrio oeste. Por último, una serie de módulos rentables permitirán darle actividad de borde hacia las calles del barrio para permitir ingresos financieros al PDM facilitando su futuro mantenimiento, para promover su sostenibilidad económica. A nivel ambiental, varias estrategias buscan darle al PDM nociones de sostenibilidad: el proyecto de tratamiento de aguas residuales y uso de aguas grises para el mantenimiento del paisajismo, el diseño de los ambientes siguiendo lineamientos estrictos de control climático a través del uso de mallas, parasoles y control de los vientos evitando el uso de equipos mecánicos de aire, la construcción y uso de techos verdes, buscan–además- promover que el edificio se convierta en ejemplo de sostenibilidad en la ciudad. Pero, seguramente, la sostenibilidad social constituye el eje central del PDM, diseñado conjuntamente con la comunidad y de acuerdo a planes de fortalecimiento colectivo diseñado por un equipo de acompañamiento social. De allí que el proyecto se haya concebido como un vehículo para permitirle a las personas de todas las edades de la comunidad la posibilidad de construir nuevas historias, más allá de la pobreza, como una plataforma para su sostenibilidad personal y colectiva.

La realización del proyecto está planteada en diferentes etapas que se van consolidando y complementando una con otra para promover un aprovechamiento del espacio total, pero sin quitar la posibilidad al usuario de disfrutar de las instalaciones a un mediano plazo. La construcción se realizará en tres etapas que van desde una intervención de suelos y piscinas hasta la elaboración de un complejo deportivo/cultural de avanzada con un amplio programa espacial el cual brindará una elevada gama de beneficios a las comunidades de Petare y sus alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *