PARROQUIA SAN NORBERTO

SAN NORBERTO

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COLOMBIA 
CARLOS CAMPUZANO

En un mundo lleno de tensiones, este templo busca ofrecer un remanso de paz y regocijo a través del disfrute del silencio en un ambiente íntimo de recogimiento propicio para la reflexión.

La luz natural y la expresión franca del concreto son los protagonistas.

La fachada tiene una presencia de sobriedad y respeto por la comunidad. En un predio medianero de 900m2, el programa se desarrolla en cuatro plantas, con áreas de culto, salones de formación, oratorio, coro, despacho parroquial, casa cural, cenizarios y semisótano de estacionamientos, en un área total construida de 2.038m2.

El volumen retrocedido cede un espacio público generoso hacia la ciudad. Se accede a través de una rampa, que promueve un llegar ceremonial y pausado e invita a peregrinar. Al entrar, el espacio es confinado por planos de concreto de gran altura que lo envuelven con una geometría rigurosa.

El diseño partió en corte, siendo el cielo raso un gran lienzo convexo que abarca la nave y flota suspendido entre dos grietas longitudinales que descomponen la luz a través del vitral, en los colores del arco iris y regalan reflejos cambiantes a lo largo del día, como un reloj solar. Como obra de arte cinético del maestro Carlos Cruz Diez, el vitral interactúa con el observador, variando la percepción de los colores desde distintos puntos.

La austeridad de lo esencial evita la superficialidad de lo accesorio. Las manifestaciones de arte, de la escultora Masayo Andrade, el tallador ecuatoriano Fabian Arias y la pintora Beatriz Nogales, no son ornamentos sino parte integral de la arquitectura.

La planta principal, elevada medio piso sobre el espacio público se recorre en un mismo nivel. Todos los pisos se conectan con un ascensor.

El coro en un puente, atraviesa el espacio de la nave transversalmente y reparte la música a todo el espacio.

Desde la planta principal donde se aloja un gran número de personas, un sistema de ventilación natural; hace que el aire viaje hacia arriba a una velocidad imperceptible y salga a través de una trampa de sonido revestida de atenuadores acústicos. El cielo raso convexo contribuye a anular la reflexión acústica.

Dentro del plan de sostenibilidad, la totalidad de las aguas lluvias se almacena para ser reutilizadas.

En la noche, cuenta con diversos escenarios de iluminación led y fluorescente de bajo consumo energético.

En el lugar del rosetón de las antiguas catedrales, el muro de la fachada norte se marcó con perforaciones que representan los lugares visitados por Jesús.

La geometría sencilla y rigurosa, así como el uso estructural de los muros arquitectónicos lograron una armónica conjunción, conduciendo a una viabilidad constructiva coherente y económica.

La construcción de los muros en altura, con un espesor de solo 20cm, se realizo con encofrados de formaleta metálica y  uso de concreto ocre autocompactante, logrado con cementos blancos y agregados naturales de tonalidad amarilla.

La gran cruz de la fachada oriental, además de representar la apertura y la transparencia de la Iglesia hacia el mundo, sirvió como dilatación del muro expuesto al sol de la mañana.

La cubierta de estructura metálica y teja termoacústica, hizo muy eficiente el proceso de montaje y contribuyó con la levedad.

Un gran valor a resaltar para que hubiera sido posible esta obra fue la muy generosa participación de un gran número de profesionales, artistas, industriales, proveedores y feligreses en un maravilloso acto de solidaridad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *