PERFORMING ARTS CENTER

Centro de Bellas Artes_foto seleccionada 2

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
PUERTO RICO
AGRAIT – BETANCOURT ARQUITECTOS

El primer encargo envuelve el rescate de dos de tres estructuras existentes de aproximadamente 10,325 pies cuadrados previamente utilizadas como escuela vocacional y facilidades del Cuerpo de Voluntarios, que se encontraban en estado de abandono por espacio de 20 años. Las facilidades ubican en un predio de terreno de 5 cuerdas frente a una carretera estatal en el Sector La Mina del Barrio Palmarejo de Corozal, pueblo del interior de la isla con abundantes laderas y montanas, destacado por su natural verdor.

El lugar se podría considerar un pulmón vegetal dentro de la expansión suburbana que proponemos proteger al máximo por razones de conservación y también pedagógicas, pues el proyecto propuesto utilizará la vegetación como preámbulo académico donde la integración visual y física del estudiante con el medio ambiente fungirá como piedra angular en su desarrollo. Se pretenden crear estaciones dentro de la densa vegetación donde se le podrá ofrecer al estudiante diversos conocimientos sobre plantas endémicas del lugar y lo que significa una sana convivencia con la naturaleza. Cada una de estas estaciones ofrecerá una experiencia distinta con el motivo de crear conocimiento a diferentes niveles de crecimiento y evitar la monotonía de la experiencia ecológica.

La Guardería objeto de esta encomienda consta de una matrícula de niños que va desde infantes hasta los 5 años de edad. 64 infantes y niños de hasta 2 años estarán distribuidos en la primera nave de aproximadamente 7,300pc por estos requerir la mayor cantidad de espacio y tener la mayor matrícula. En ella ubicará también la cocina, salón de reuniones y demás espacios de utilidades. La segunda estructura de aproximadamente 3,000pc albergará salones para 40 estudiantes de 2 hasta 5 años de edad, así también como las facilidades administrativas. Ambas estructuras se unen por medio de un pasillo techado con pérgolas ondulantes entre un portal de entrada delantero y posterior, con el propósito de contribuir a la imagen de una sola escuela y por evidentes motivos de seguridad.

Anexo Guardería Ecológica La Mina

El proyecto envuelve un segundo encargo de la Guardería Ecológica La Mina. Al igual que el primer encargo la estructura se encontraba en estado de abandono por espacio de 20 años, donde antiguamente formaba parte de un conjunto de estructuras dedicadas a la instrucción vocacional y posteriormente facilidades del cuerpo de voluntarios. El edificio era utilizado como salón de recreación y deportes en la primera planta y salón de cosmetología en la segunda. La estructura es un modulo típico de hormigón pre-diseñado utilizado por el Departamento de Instrucción para expansiones de escuelas desde los 1960s, con una segunda planta en paredes de bloque y un techo de madera que encontramos totalmente colapsado a nuestra llegada al proyecto. Por tratarse de una escuela ecológica la huella del edificio debería permanecer inalterada y la demolición de la misma, aunque tentadora, tomo un segundo plano ante el total rescate de la misma.

El edificio presentaba unos grandes retos en términos de costos y tiempo dado los 6 meses otorgados para su diseño y construcción, concepto bajo el cual el encargo fue solicitado. En términos de diseño la segunda planta tenía el potencial de tener un dominio visual de la guardería original, que consta de una sola planta y el área recreativa de los niños. Se coloco una losa de hormigón de techo que se extendía hasta la escalera para dar cobijo de la lluvia y sol, y se creo un volumen proyectado de cristal hacia la vegetación y el área de juego. En términos formales dicho volumen habría de actuar como pantalla o vitrina a la guardería provocando diferentes lecturas a la vez que permite la iluminación entrar al espacio y disfrutar de las visuales. El reto de armonizar el resto de la estructura rayaba en la demolición de la misma, por lo que decidimos forrar el edificio en una piel de corten, material de alta durabilidad y de poco mantenimiento, perforado en un patrón alusivo a los Bambúes que rodean la misma. Permitiendo así filtrar la luz del espacio y establecer un dialogo con el entorno. Paños de colores se incorporaron a la mampara, alusivos a los colores utilizados en la guardería, los que permiten bañar de color el espacio interior.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *