PLAZA TEMPO

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
COSTA RICA
JAVIER ROJAS, SERGIO BOGARÍN, JEREMY BLANCO, LENA THAIMAN

Plaza Tempo es un proyecto inmobiliario de uso mixto integrado ubicado en Escazú, San José, que nace como resultado de la conjunción de tres conceptos  de uso: un edificio de oficinas, un área comercial en primer nivel y un hotel ya existente.  Todos estos espacios se complementan entre sí y se unen por un cuarto elemento vinculador: la plaza.

El espacio urbano logrado entre los edificios se convierte en protagonista al permitírsele ingresar y fluir por todo el complejo.  Las barreras entre la plaza y los espacios internos se diluyen al encontrarse todos los pavimentos en un mismo nivel, logrando la caracterización de los diferentes usos mediante sutiles cambios de textura y color en los pisos, iluminación y paisajismo.  Esto permite al usuario una experiencia de disfrute ininterrumpido de las áreas urbanas que el proyecto crea, reforzada por el diseño de recorridos protegidos del clima que permiten caminar por el lugar en cualquier época del año.

Por su parte, el edificio de oficinas se concibe como un gran telón de fondo que se muestra apacible y sobrio desde la lejanía, pero que devela su movimiento y carácter dinámico una vez se le percibe de cerca.  Su volumetría expresa la energía de contenido: espacios para oficinas con características A+, que le permite captar empresas de alma innovadora, ágil y en constante cambio.  Sus líneas de fachada se entrelazan y proyectan indefinidamente entre ellas, en el tiempo, al no tener un inicio ni fin determinado.  Sus diferentes superficies, proyectan reflejos multicolores que se vuelven únicos para cada momento del día.  Su vestíbulo central, no es más que una continuación del espacio urbano exterior que es incluido dentro del edificio mediante un gesto sencillo y contundente a la vez: la cubierta del ingreso.  Este elemento se extiende por todo el espacio central, dando unidad y continuidad, al tiempo que invita a descubrir lo que sucede en su extremo opuesto.  Es aquí donde el proyecto decide dar valor a su colindante natural, y explotar lo que otros han negado por años: la inigualable belleza escénica del cañón del río vecino y sus áreas forestales aledañas.

El pabellón comercial es planteado como un complemento a las actividades de oficina y del hotel existente, al tiempo que busca llenar de vida la plaza urbana, en horas donde la afluencia del personal corporativo puede verse disminuido: la noche.  Esta zona, al igual que el resto del proyecto, es dominada por el paisajismo y el diseño urbano de los espacios públicos del proyecto, difuminando las barreras y los límites físicos entre espacios.  Su concepto de comercio abierto de ciudad, le permite generar espacios acogedores pero a la vez integrados con su paisaje y vivencia circundante.

El resultado final de la amalgama de todas las variables involucradas en el diseño y ejecución de este proyecto, es una obra arquitectónica que expresa su contenido de manera franca y que logra integrar sutilmente, varios usos diversos, logrando una riqueza espacial, escénica y vivencial que se va transformando con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *