PROGRAMA FEDERAL DE SOLIDARIDAD HABITACIONAL-VIVIENDAS PARA ABORÍGENES Y RURAL

BAQ 2010
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
ARGENTINA
SUBSECRETARIA DE DESARROLLO URBANO Y VIVIENDA DE LA NACIÓN. PROGRAMA FEDERAL DE VIVIENDA Y MEJORAMIENTO DEL HÁBITAT DE PUEBLOS ORIGINARIOS Y RURALES.

LA VIVIENDA COMO IMPULSORA DEL DESARROLLO SUSTENTABLE.

A fin de centralizar la política de Estado, de atender y defender los

derechos de los pobladores originarios, con un enfoque de trabajo desarrollado desde una mirada social.

La estrategia consiste en abordar la demanda de manera interdisciplinaria, lo que permite la retro-alimentación entre los actores, ejecutantes y beneficiarios.

Se articulan 3 ejes de trabajo: área social, área técnica y administrativa.

La población beneficiaria está conformada por pobladores rurales y miembros de las comunidades mapuches de la provincia del Neuquén.

Las comunidades aborígenes se identifican por su fuerte sentido de pertenencia territorial, con un régimen de propiedad de tierra que es comunitario. Actualmente se coordinan 38 comunidades mapuches que nuclean a más de 6200 personas.

Es necesario destacar que en virtud de sus características propias de cultura e identidad, considerando la difícil geografía y las condiciones de dispersión entre cada obra, la problemática habitacional de las comunidades rurales es abordada por el ESTADO PROVINCIAL y en particular por el IPVU – ADUS en forma integral.

ÁREA SOCIAL: en la 1º Etapa se toma contacto con la demanda inicial, incorporando datos de los futuros beneficiarios. Se analiza sus necesidades, así como la conformación de los grupos familiares.

ÁREA TÉCNICA: Existen diferentes prototipos utilizando materiales de la zona y capacitando a los pobladores en el oficio de la construcción.

La vivienda es el resultado de un trabajo en equipo entre el área técnica y la mano de obra local.

Cuando es factible se utiliza energías alternativas.

Estos modelos arquitectónicos no son estáticos ya que evolucionan permanentemente respondiendo a las necesidades funcionales y a la economía de la obra.

LOGÍSTICA DEL PROYECTO: Los difíciles emplazamientos geográfico de la implantación de obra, la dispersión existente entre los mismos, las grandes distancias hasta centros urbanos y los riesgos climáticos de la Patagonia (que hace posible construir solo entre octubre y mayo) se hacen indispensable considerar estructuras, tanto en lo que hace a personal como logística que contemplan la movilidad del mismo, transporte y acopio de materiales, herramientas y equipos que serán necesarios en cada caso particular. Existen tres depósitos ubicados en zonas urbanas, donde se concentran materiales y herramientas para proveer las obras dispersas.

Aunque la mayoría de la población rural neuquina se encuentra bajo la línea de la pobreza, han asumido el compromiso de pagar en parte el costo de las unidades habitacionales que recibieron.

Se generan acciones de capacitación donde se reconocen conocimientos previos, experiencias anteriores e identidad cultural, generando la creación de alternativas de desarrollo.

La construcción de viviendas en áreas rurales generan un importante impacto en la composición socio económica de la zona.

Afianzamiento de los pobladores rurales en su lugar de origen, garantizando condiciones dignas de vivienda, hábitat y proyectos productivos, evitando el éxodo.