PROYECTO DE INTEGRACIÓN BARRIO URUGUAY

BAQ2010
CATEGORÍA HÁBITAT SOCIAL Y DESARROLLO
SEGUNDA MENCIÓN
ARGENTINA
OBRAS PÚBLICAS, MUNICIPALIDAD DE SAN ISIDRO/FERNANDO ROMERO, JULIÁN PEÑA, XIMENA JASPE 

San Isidro ha desarrollado a partir del año 2001 acciones estratégicas para otorgar mayor equidad y una integración social creciente a la población con una solución definitiva para los sectores de mayor pobreza, habitantes de los barrios de emergencia del partido.

Las principales acciones en el territorio son la realización de:

-Un plan de obras que contemple las principales demandas de los sectores con mayor necesidad localizados en la periferia del territorio municipal.

-Completar los servicios públicos.

-Mejoramiento del equipamiento social.

-Mejora de accesos.

-Desarrollo de un plan de hábitat y vivienda inscripto en una política de emergencia para alcanzar soluciones definitivas en el menor plazo con dos formatos principales.

  1. Plan de mejoramiento de viviendas.
  2. Plan de construcción de viviendas nuevas.

-Seguimiento social para alcanzar la integración de la población.

El Proyecto de integración del Municipio de San Isidro, constituye una alianza entre el gobierno local; que aporta recursos financieros, logísticos, de infraestructura, técnicos, administrativos y legales; el gobierno provincial y nacional; que a través de diferentes programas brindan apoyo financiero para la ejecución de obras, principalmente la construcción de viviendas, mejoras de accesos e infraestructura; empresas proveedoras de servicios públicos y la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) que brinda capacitación técnica; los habitantes del barrio representan un porcentaje de la mano de obra implementada en la construcción de la obras; la Mesa de Integración auspiciada por la Municipalidad compuesta por vecinos dentro y fuera del barrio, Cámaras de Comercio e Industria, las distintas iglesias, ONG, representantes de Organizaciones Sociales, Cooperativas y Sociedades de Fomento y Barriales que brindan apoyo social al proyecto, convirtiéndose en el ente auditor de todas las acciones llevadas adelante, en busca de un consenso que garantice el cumplimiento de los objetivos con alta participación y transparencia.

La mesa de integración social es la encargada de coordinar y realizar los procesos de localización, análisis de beneficiarios y preadjudicación de las viviendas en base a un mecanismo participativo, consensuado y con criterios comunes. Así como también establecer los acuerdos de convivencia y realizar el seguimiento a las familias una vez entregadas las viviendas.

La mesa de integración esta conformada por distintas comisiones: Comisión de Preadjudicación, Comisión de Convivencia y Comisión de Casos Especiales, cada una de estas comisiones trabaja por barrio y en conjunto de modo tal que cada familia sea analizada, luego preadjudicada y vaya realizando acuerdos acerca de las formas de habitabilidad y la urbanidad que quieran alcanzar.

Con el objetivo de hacer política de desarrollo y no involucrar al gobierno local en clientelismo se ha promovido la mayor transparencia participativa.

Cero recomendación – Cero privilegio – Cero beneficio dirigido.

Se asume el derecho de todo ciudadano de tener una vivienda pero al mismo tiempo también la obligación de cumplir nuevos compromisos que no tenían viviendo en un barrio de emergencia, como por ejemplo el pago de servicios. El criterio de asignación de viviendas pasa por delimitar un área de intervención de obra y dentro del área, se elaboran los listados con los puntajes predeterminados. En primer lugar debe ser vecino del barrio, tener la antigüedad necesaria, si tiene hijos, se coteja si los manda al colegio, se coteja si tiene censo de salud, se coteja si tiene la carpeta medica en los distintos centros de salud que existen, y sino se los introduce en un programa para asistirlos.

En el caso especifico del Barrio Uruguay, se realizó un trabajo mas arduo ya que el lugar presentaba una morfología muy compacta en donde el inicio de obra se hacia casi imposible. Desde el Municipio se llego a un acuerdo con los vecinos, estableciendo una estrecha confianza entre las partes. El vecino se comprometía a dejar su vivienda cediendo terreno para poder comenzar la obra y ellos alquilarían por el tiempo que dure la obra, una vez finalizada la misma podría acceder a las nuevas viviendas.