PUENTES DE MATANZAS

BAQ 2010
CATEGORÍA TEORÍA HISTORIA Y CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA EL URBANISMO Y EL PAISAJE.
CUBA
LUIS R. GONZÁLES ARESTUCHE, RAMÓN F. RECONDO PÉREZ.

En Matanzas, la naturaleza y la obra del hombre se fundieron para siempre: su espléndida bahía se entrega al entorno edificado, acogiendo en su interior las aguas de sus ríos, generadores de puentes, que le aportan una connotación especial. Si para La Habana las fortificaciones fueron la escuela y el taller de quienes las levantaron, la construcción de estos puentes durante los siglos XVII y XIX, se tornó la mejor academia en la cual se labraron los constructores que legaron a las nuevas generaciones uno de los espacios cubanos de mayor significación urbano-arquitecnica.

Matanzas, esa hermosa ciudad fundada en 1693 a un centenar de kilómetros de la capital cubana, es cruzada por varios ríos, que le otorgan una especial y singular fisonomía. De ahí que, con el devenir del tiempo, la urbe sea conocida como la Ciudad de los Puentes.

Un total de veintiocho obras ingenieras, como pasos peatonales, pasos superiores y puentes – tanto para carretera como para ferrocarril–, aparecen reflejadas en estas páginas. Son textos que, a partir de una amplia documentación, presentan al lector interesado las características esenciales de esas construcciones, muchas de ellas ya convertidas en verdaderos símbolos de la también denominada Atenas de Cuba.

Entre otras obras descritas y comentadas en este libro, aparecen el Puente La Concordia, levantado en 1878 sobre el río Yumurí; el Puente de Tirry, que data de 1897 y cruza el río San Juan, y el Puente de Bacunayagua, construido en 1959 en la Autopista HabanaMatanzas y considerado una de las maravillas de la ingeniería civil en Cuba.

Puentes de Matanzas, que cuenta con una hermosa e impecable factura, se complementa con una colección de fotografías y planos de los siglos XVIII y XIX. Materiales que vienen a enriquecer un texto que se propone, y logra, un acercamiento no sólo a la historia de esas obras ingenieras, sino también al propio proceso de génesis, desarrollo y esplendor de Matanzas.

Con esta investigación, el ingeniero civil Luis González Arestuche y el arquitecto Ramón

Recondo Pérez han recibido diversos galardones. Entre ellos, premio en el VI Salón Provincial

de Arquitectura Cubana y mención en la Bienal de Investigación Histórica, ambos en el 2007;

así como mención en el VI Salón Nacional de Arquitectura Cubana, en el año 2008.

En palabras de sus propios autores, PUENTES DE MATANZAS revela que: ESTAS OBRAS INGENIERAS, SON TESTIMONIOS INDISOLUBLES DE IMAGEN E IDENTIDAD, ADEMÁS DE HABER SIDO TESTIGOS VIVOS DE LA HISTORIA, LLEGANDO A CONSTITUIR HITOS SIGNIFICATIVOS DE SU MEMORIA VIVA: TANGIBLE E INTANGIBLE.

Rescatar la memoria histórica es una necesidad impostergable del mundo contemporáneo. Luis González Arestuche y Ramón Recondo Pérez conocen de tales urgencias. Puentes de Matanzas contribuye, indudablemente, a salvar, para el hoy y el mañana, como testimonio del ayer, estas aunticas joyas, orgullo del patrimonio de Matanzas y de toda Cuba.