REFUGIO EN LA PATAGONIA

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
CHILE
DIEGO LABBE, ARMANDO MONTERO.

El proyecto se ubica en la bahía de Melimoyu, en los fiordos de la región de Aysén, en la Patagonia Chilena.

Es una zona aislada a la que solo se puede acceder por mar o por aire. Las montañas caen abruptas al mar. Casi no hay zonas despejadas en la tierra, solo bosques vírgenes difíciles de penetrar.

En Melimoyu hay precipitaciones de 4.000 mm al año siendo de las zonas más lluviosas de Chile. Estas están asociadas a intensos vientos desde el noroeste, permanentes durante todo el año.

La temperatura suele ser baja oscilando entre los 3º y 18º, con algunas excepciones en verano.

El encargo consiste en diseñar y construir un refugio junto al mar para el proyecto de conservación SNP Patagonia Sur.

Las condiciones geográficas determinan el proyecto.

¿Cómo lograr asoleamiento y calor dentro de un bosque de más de 200 años, sin generar un impacto en el lugar?

La ubicación del proyecto se define por una franja que divide un bosque antiguo hacia el sur, de un renoval de arbustos hacia el norte.

El volumen se orienta en el eje oriente – poniente que divide ambos bosques. Hacia el poniente está el mar.

El proyecto se adapta a las condiciones impuestas por el bosque y su geografía.

Se logra cortando solo pequeños arbustos asoleamiento desde el norte en todos los recintos.

Gracias a los muros de madera con significativa aislación y las ventanas termopanel, la casa mantiene el calor en forma pasiva. La calefacción interior es en base a leña que deja el mar en la costa. No se cortan árboles del lugar.

Por el sur del proyecto se levanta un antiguo bosque de coigües, canelos, arrayanes, mañíos y Tepas.

Como manifiesto se conserva dentro del proyecto un gran canelo, árbol sagrado de los mapuches y tehuelches.

Se accede a la casa desde el norte a través de una pasarela que llega al patio central de acceso donde está el canelo. El proyecto actúa como un umbral entre el bosque de arbustos y el gran bosque de árboles mayores.

Hacia el poniente el eje remata con los recintos públicos que miran hacia al mar y la bahía donde se fondean los botes, única forma de acceso al lugar.

El proyecto se abre hacia el mar sólo por su fachada poniente, la de menor tamaño, esto debido a los fuertes vientos que vienen desde el norponiente. El bosque protege al refugio.

Por el sur del proyecto siguiendo el eje longitudinal hay un ventanal que recorre la totalidad del volumen con vistas al bosque.

Se busca una arquitectura contemporánea que rescata la tradición de arquitectura de la Patagonia, la imagen del galpón o antiguo puesto de tejuelas es un referente directo. 

El proyecto es el resultado de una búsqueda por generar refugio dentro de las fuertes condiciones climáticas del medio y a la vez al habitar ser parte del contexto.

Recorrer el proyecto es caminar por el bosque.