REHABILITACIÓN HOTEL WALDORF

BAQ 2016
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
VENEZUELA
NIKOLAJS SIDORKOVS, ALFRED PAPPE, CARLOS OLIVARES

El Hotel Waldorf aparece como parte de la primera urbanización residencial fuera de Caracas, San Bernardino. Esta urbanización diseñada (ca. 1940) por el urbanista francés Maurice Rotival, alrededor de la Casa de la Hacienda “Los Erasos”, (eventual Museo del Arte Colonial), albergó desde un principio importantes empresas, como la petrolera “Shell” y la Embajada de los Estados Unidos de América.

Este desarrollo promovido por Nelson Rockefeller, su familia y sus asociados venezolanos, construyeron el primer Hotel de lujo fuera de Caracas, el Hotel Ávila en 1942.  

En 1944, a dos cuadras de esa Embajada, sobre la primera calle de San Bernardino, aparece el Hotel Waldorf. Es un tiempo de la americanización hotelera, ya que aquí aparecen otros dos hoteles similares, el Potomac en 1948 y el Astor en 1950.

El Hotel Waldorf fue construido junto con dos edificios residenciales a su lado derecho, el Puente Anauco y el Puente Urdaneta, cuya arquitectura es muy similar.

En 1958 cae el gobierno militar y la Embajada de los Estados Unidos se muda al Este de Caracas. En 1975 es nacionalizado el petróleo, y el edificio de la Shell pasa a ser la sede la Comandancia de la Marina. Todos estos eventos hacen que la colonia hebrea establecida, que habían construido la Sede de la Unión Israelita próxima al Hotel Ávila a partir de 1961, se fueran mudando paulatinamente.

Por otro lado, a partir de la inauguración de la Avenida Urdaneta en 1954, la zona de San Bernardino en la que se encontraba el Hotel Waldorf, pasó a ser parte de la Parroquia La Candelaria, fundada a finales del Siglo XV, y se convirtió en un Hotel comercial regular.

En el 2005 las edificaciones antes mencionadas, junto con La Casa de Italia, todas ubicadas en fila sobre la calle Las Industrias, pasarían al registro del Instituto de Patrimonio Cultural  como piezas fundamentales de la arquitectura moderna de la ciudad.

En el año 2007, excepto La Casa de Italia, el Hotel y los dos edificios fueron adquiridos por un consorcio que resolvió integrarlos, restaurarlos, remodelarlos y anexar un nuevo edificio que formaría el nuevo Hotel Waldorf.

A partir de este momento la propietaria se dispuso a hacer un proyecto que integraba los tres edificios, pero al presentarlo a las autoridades, se produjo un desacuerdo, ya que el proyecto carecía de la aprobación del Instituto de Patrimonio. Al presentársele, este fue radicalmente rechazado por no preservar correctamente al hito arquitectónico. Fue en ese momento que fui recomendado por el arquitecto Gregory Vertullo, del Instituto para la ejecución del mismo.

Comencé en el 2009, y desde el primer momento decidí aplicar los principios del arquitecto Norman Foster, al resolver trabajos similares en el Parlamento Alemán en Berlín (1999) y en el edificio Hearst en Nueva York (2006) con un edificio nuevo de vidrio saliendo del anterior. Aquí las autoridades aprobaron la idea, pero se opusieron a que fuera de vidrio, sino que fuera de una arquitectura muy simple y sin color, lo que eventualmente permitió destacar la arquitectura patrimonial. Y fue lo que se hizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *