RESIDENCIA DIAZ

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
JOSÉ LUIS CHACÓN, JOSÉ JAVIER PAREDES

TERRENO.-

El terreno donde se desarrolló la casa Díaz tuvo algunas consideraciones especiales. El cliente, había adquirido la propiedad antes de contactarse con nosotros. Este terreno se encuentra en una urbanización cerrada en la vía hacia el valle de Cumbayá, tiene un área total de 1288 m2. El cliente se había hecho a la idea  de que en su lote solamente tenía alrededor de 400 m2 útiles. Esto se debía a la topografía irregular del terreno. Esta topografía se presentaba como una loma en la parte posterior que ascendía 15 m en altura.  Además de esta particularidad, la geometría del terreno también presentaba retos que se debían superar. El primer obstáculo que presentaba la figura trapezoidal del predio era el frente del mismo, este tenía solamente 13 m, dimensión pequeña para los requerimentos de la casa. Los linderos laterales del lote se abren marcadamente desde el frente del terreno, dibujando así el trapezoide.

Después de haber analizado el terreno, se presentó una propuesta con la que solucionábamos estos dos problemas grandes a la vez. Era absurdo utilizar solamente la plataforma frontal de 400 m2, debíamos aprovechar la topografía del terreno. Principalmente porque de esta manera podíamos exponer la casa a una vista panorámica del valle de Tumbaco. De esta manera podíamos utilizar la mayoría del área del terreno y no tener un desperdicio de aproximadamente 800 m2. Al decidir empotrar la casa en la loma existente, necesariamente tuvimos que empujarla hacia atrás. Esto solucionó el segundo problema, ya que el frente del terreno se ampliaba a medida que desarrollaba hacia atrás.

PROGRAMA.-

El programa de la casa fue bastante tradicional. Los clientes necesitaban una casa de aproximadamente 350 a 400 m2 útiles. En esta área se debía incluir 3 dormitorios más el dormitorio máster. Todos con walk-in closet y baños privados. Aparte de las requerimentos normales (cocina espaciosa, desayunador, comedor formal, sala, sala familiar, cuarto de maquinas, baño de visitas) necesitaban una sala de juegos que se pudiera incorporar a la sala, un estudio, baño de servicio, bodegas y finalmente un estacionamiento con espacio para 4 carros.

PLAN MASA.-

Para este proyecto partimos del terreno y de lo que nos podía ofrecer para conseguir una geometría preliminar. Al tener ya un frente generoso, decidimos establecer un bloque principal perpendicular al lindero Sur. Con esto conseguimos maximizar la vista ofrecida por el terreno. Tomando este mismo principio, creamos otro bloque, el mismo que desarrolla paralelo al lindero Norte. De esta manera podemos aprovechar también para este bloque el sol de la mañana y la vista.

La topografía del terreno contribuyó para una última decisión. Decidimos crear el área de estacionamientos en un primer subsuelo. Esto nos permitió esconder un área amplia y no muy estética, y  tener la fachada de la casa limpia.

DISEÑO.-

El entorno arquitectónico de la urbanización en el cual se encuentra el proyecto es muy ecléctico. Por esta razón se puede ver un rango de arquitectura amplio. Aunque en la zona ha predominado el uso de la teja, siguiendo una herencia española, en los últimos años se ha podido ver un cambio de estilo. Un concepto arquitectónico más limpio, angular, blanco, mayor utilización de vidrio, cubiertas planos; pudiéramos llamarlo contemporáneo. Tuvimos la sensación de que este movimiento es un poco frío para un diseño residencial, pero al mismo tiempo quisimos romper con la arquitectura del sector. De esta manera el proyecto fue tomando su identidad. Primero marcado por su terreno, entorno, cliente, clima, topografía, este último dándonos ya líneas y ángulos que son muy particulares de este proyecto. Con la utilización del  hormigón visto pigmentado, quisimos alejarnos de la frialdad de cierta arquitectura, pero al mismo tiempo mantener un concepto contemporáneo. Dimos un sentido de calidez a una arquitectura más limpia, que por la utilización de los materiales se ha caracterizado por ser fría. Por esta razón decidimos experimentar con un hormigón visto con tonos cálidos, y logramos crear un color beige, con toda la complejidad del hormigón visto.

Con esto en mente, empezamos a dar forma a la casa, y decidimos utilizar el bloque frontal y perpendicular para alinear todos los ambientes, más utilizados por los usuarios hacia la vista.  Así empezamos con la cocina ubicada en el Norte, con esto conseguimos también unir este ambiente pivotal hacia el servicio, el comedor y la circulación vertical hacia los estacionamientos en la plata inferior. Al lado del comedor, y separado del recibidor esta la sala principal. La geometría de la casa toma un sentido interesante justamente en el encuentro de los dos bloques principales, cada uno de los cuales sigue una directriz diferente y definida. Ésta converge en el recibidor de la casa, creando ángulos poco comunes,  dándole así importancia a esta unión.

Como espacio fundamental de la casa, se extiende un porche frontal que goza de toda la vista hacia el valle de Tumbaco, además de tener accesos desde la cocina, desayunador y comedor. Está diseñado para aprovecharlo como comedor exterior, o lounge. Esto se logra  porque el nivel en donde se encuentra este espacio lo dota de  privacidad tomando en cuenta que es un espacio exterior frontal. El clima favorable de la zona, nos permitió que sea un espacio de gran uso, incorporando un espacio de bbq y un acceso utilitario a la cocina por la mampara. De esta manera la barra de la cocina se convierte también en barra externa de apoyo para su uso externo. Como complemento final, diseñamos una pérgola con la misma madera utilizada en los marcos de madera. Con esto logramos delimitar y jerarquizar el espacio externo. En el piso del porche quisimos también utilizar el hormigón visto pigmentado, pero dándole una diferenciación a los utilizados en fachada. En este ambiente que continúa hasta las gradas de acceso principal diseñamos placas de hormigón pigmentado con un color bone. De esta manera unificamos los materiales utilizados, los diferenciamos dependiendo su uso e importancia y dimos un contraste con el verdor del amplio jardín frontal. Este jardín nace por el desplazamiento del proyecto hacia atrás, este espacio le da gran importancia y amplitud a la casa, además de forzar una entrada sumamente ceremonial hacia la casa. Por esta razón las gradas de acceso reflejan los ángulos conseguidos en la casa, y hacen girar varias veces al visitante para que aprecie de diferentes ángulos.

Como elementos principales de la composición de la casa, tomamos en la fachada principal a la sala y la cocina. Con la sala quisimos evocar a un cubo de vidrio, así pudimos hacer un ambiente con una altura y media, dándole la importancia que merece como volumen exterior. Este volumen está delimitado por una gran pared que ancla toda la longitud de la casa. Nace de esta pared una losa volada la cual es el techo de la sala. Quisimos que esta losa no tenga apoyo en su vértice, para lo cual utilizamos de grandes vigas estructurales voladas, éstas disminuyen su peralte hacia los extremos. Con esto quisimos dar una apariencia de flotar encima de la mampara de vidrio de la sala. Para lograr complementar el concepto de calidez, también decidimos aplicar marcos de madera. Estos tienen un diseño en el que intentamos reforzar una forma cuadrada, la cual se repite en las mamparas de vidrio de sala y cocina.

A los pies de esta gran mampara nace un espejo de agua, el cual refleja la misma, aumentando su tamaño y reforzando la importancia que quisimos dar a este volumen. Este espejo de agua rompe la gran pared y continúa hacia la entrada principal. Nuevamente hace el mismo efecto, y le da gran importancia a la entrada principal. Diseñamos la circulación por encima del espejo de agua continuando con el material del piso del exterior. Pero lo diferenciamos fabricando planchas individuales de  mayor dimensión. Éstas tienen el efecto visual de flotar. Marcando claramente la importancia de la entrada principal.

La cocina es una derivación del volumen de la sala. Quisimos darle mucha importancia, pero con una escala más apropiada para este ambiente, haciéndole así más acogedora, estos dos elementos hablan el mismo lenguaje en la fachada principal.

Hacia la parte posterior del comedor, nace la grada principal, que está anclada contra un muro de contención necesario por el diseño estructural de empotramiento de la casa. Aquí aplicamos el hormigón visto pigmentado, es así como este concepto nace desde el centro de la casa y empieza a expandirse y expresarse como elementos decorativos que enmarcan los grandes ventanales de la casa. Además de utilizar este hormigón con la diferente pigmentación, lo diseñamos con medias cañas y hoyos de encofrado diferentes a lo acostumbrado. Este elemento termina de diferenciar a este hormigón con el usual. Los diseños de perfilería  para las ventanas son derivaciones del diseño central.

Con el afán de optimizar la circulación, esta grada desemboca en el eje de distribución entre la planta baja, cocina, servicio y planta alta. De esta manera los usuarios tienen una circulación diaria sumamente eficiente. Para dar la importancia necesaria a esta grada y su muro creamos un traga luz. Éste logra iluminar de manera dramática estos dos elementos, además de proveer de luz natural al único lugar de la casa sin iluminación natural directa. Este traga luz fue diseñado para que maximice la entrada de luz solar. Por esta razón sus paredes en la cubierta de la loza son anguladas según la trayectoria del sol.

En la segunda planta de la casa, se encuentran todos los ambientes privados. Toda el área del dormitorio máster está ubicada atrás de la sala desarrollado en la segunda planta. El dormitorio 2 está desarrollado encima de la cocina, se aprovecha la cubierta de la misma para un balcón. Los dos dormitorios restantes se desarrollan en la parte posterior de la casa, estos descansan en la plataforma creada para un jardín secundario. En estos elementos quisimos dar la impresión de que las cuatro paredes que definen el bloque, enmarcan a su vez al detalle de hormigón visto. Además alternamos con los volúmenes de los baños, lo cuales tienen la apariencia de ser bloques del hormigón visto pigmentado. Los tres dormitorios tienen acceso directo a este jardín posterior, pero en el caso del dormitorio máster diseñamos un espacio externo de transición. A este espacio lo enmarcamos con elementos que continúan de la fachada posterior. Esta área de transición toma un aire de porche posterior. Dado el concepto de que la casa está empotrada en la loma, en esta fachada posterior, se tiene la sensación de que es una casa de solamente una planta que esta al tope de esta topografía.