RESIDENCIAS PARQUE VIRGINIA

F1 Parque Virginia foto seleccionada

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
VENEZUELA
FARID CHACÓN, FRANCISCO MUSTIELES, JANETH BOZA,ARQ. VÍCTOR MARTÍNEZ, CLAUDIA URDANETA

RESIDENCIAS PARQUE VIRGINIA

CASAS ENTRE LUCES

Se trataba de proyectar un pequeño conjunto de 4 unidades habitacionales en una parcela reducida marabina que obligaba a agruparlas y pensarlas como un edificio, y a plantearse el tema de concebir casas o apartamentos.

Construir un edificio entre medianeras con su fachada larga en la dirección de profundidad de la parcela obliga a mirar de reojo a la calle y de frente al vecino de las parcelas medianeras; para superar esos inconvenientes de percepción se han implementado las siguientes tácticas:

– El muro perimetral de cada casa es tratado como espesor de luz, y así vivir entre luces y no entre medianeras, espesores que a su vez tamizan la percepción de las mismas.

– A su vez, la edificación es transversalizada por la luz, espesada en forma de patio interior vertical, reafirmando la individualidad de cada vivienda y la noción de “vivir en casa” en vez de “vivir en apartamento”, y superando la noción tradicional de vivir en hilera, que tiene al muro divisorio como protagonista.

– La calle exterior se ha transformado en jardín lateral interior, hacia el cual se abren los ojos proyectados de la edificación, en sus múltiples expresiones: balcón, terraza, esquinas acristaladas, etc. La calle se introdujo en la parcela y las vistas múltiples la animan.

– El concepto paisajista trabaja la transversalidad: en la calle exterior, el paisajismo perpendicular a la misma, busca contener la calle y acercar los bordes, para reforzar la percepción de estar “pasando por”: el edificio se hace sentir en la calle de manera amigable, receptora; en la parcela, el paisajismo se desarrolla perpendicular al edificio y “sube” por los muros medianeros de la parcela; esta transversalización persigue tanto la dilatación del espacio doméstico como su contención íntima.

El edificio de casas se abre al jardín lateral interior, como las viejas casas tradicionales del centro de ciudad se abrían a la calle, proyectando sus ventanas sobre la acera para poder ver y conversar con el transeúnte y con los vecinos de “al lado”; la “rugosidad” de la superficie histórica residencial se ha “reconstruido” y amplificado en vertical y en diagonal a través de las múltiples expresiones de proyección sobre el vacío implementadas en el conjunto, para favorecer el intercambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *