RESTAURACIÓN DEL COMPLEJO ARQUITECTONICO DE TODOSANTOS

FACHADA PRINCIPAL

BAQ 2012
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
ECUADOR
AUGUSTO SAMANIEGO, PEDRO SAMANIEGO, DIANA PIEDRA

El complejo arquitectónico formado por la Iglesia de Todosantos, el convento, la escuela y la huerta de la Comunidad de las Madres Oblatas, está en un predio sobresaliente del conjunto urbano y arquitectónico de “El Barranco” de la ciudad de Cuenca (patrimonio de la humanidad). Espacio en el que se acumulan valores como el atesoramiento de una memoria histórica única, que forma parte imprescindible del acervo cultural de la vida de la ciudad, y paisajísticamente está en un entorno emblemático de la ciudad de Cuenca.

Para la ejecución de la obra de restauración se ha dividido en diferentes bloques de intervención, definidos por sus características de valor arquitectónico e histórico, por la asociación espacial y el uso asignado:

Iglesia, glorieta y terraza-atrio

La  restauración de la espadaña, la nave de la iglesia, la pintura mural, la torre y la glorieta con la cruz y la readecuación de la terraza-atrio permite recuperar la fachada sur de la iglesia, y genera un mirador hacia la ciudad. En estos espacios se puede contemplar el contraste entre el exterior de los austeros muros blancos y la textura de las molduras de la espadaña, la blancura de la torre que apunta hacia el cielo y un interior cargado en que se destaca el cielo raso de latón pintado y las alegorías religiosas de la pintura mural. Desde la terraza-atrio se puede disfrutar los eventos al aire libre y la amplia vista del paisaje de la ciudad.

Convento

La rehabilitación de la zona central, que corresponde al convento, está destinada para la residencia de las Madres Oblatas, que es la casa matriz del Ecuador. Es un espacio austero, blanco, elemental e introvertido para la convivencia de las religiosas, en el que el patio, los corredores y las alargadas habitaciones son los ambientes que caracterizan al convento.

Hostal, restaurante, horno de leña y museo

Recuperación y adaptación al nuevo uso de la parte oeste del convento. Las plantas altas se destinan para un hostal de 14 habitaciones, que disfrutarán del paisaje de la ciudad. Mientras que en la planta baja y de subsuelo se incorpora un restaurante en el que se incluye el horno de leña, una terraza de madera y espacios para la venta de artesanías con vista al río Tomebamba, además se deja un museo de objetos religiosos.

Jardín-huerta

Este espacio está en comunicación directa con el restaurante, y se ha rehabilitado para una huerta de plantas medicinales, plantas frutales, chacra y árboles patrimoniales típicos de cuenca, que se mezcla con el jardín.

Escuela

La educación a niños de recursos económicos limitados es una las principales funciones de las religiosas, para el funcionamiento adecuado de este uso se amplió y readecuó los espacios necesarios.

El proyecto

La concepción del proyecto para la ejecución de la obra de restauración, adecuación y adaptación al nuevo uso de Complejo Arquitectónico es la puesta en valor de un patrimonio de primer orden, que se encontraba en proceso de acelerado deterioro. La puesta en valor está dirigida a que sea un bien patrimonial de acceso colectivo para el disfrute de todos los que nos visitan y de los que vivimos en Cuenca.

Una de las principales estratégicas fue la liberación de la fachada sur de la iglesia, de una serie de ampliaciones. Esta fachada se incorpora de esta forma al perfil paisajístico del “El Barranco”, permitiendo consolidar esta zona. Además, se generó con la liberación de este espacio una terraza que sirve de mirador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *