RESTAURANTE BAR LOUNGE EME, POLANCO

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
MÉXICO
VICTOR MÁRQUEZ CRAVIOTO

EME es un concepto pensado especialmente para México, pero basado en un amplio espectro de influencias y referencias internacionales con respecto a la ambientación y la estética que persigue. La idea primaria nace de recuperar algunos espacios y detalles emblemáticos de la decoración del edificio original construido con el peculiar colonial californiano de la colonia Polanco. Pero la transformación ha sido sin duda radical e introduce en México el formato de “Blackout” (o “ciego”) en donde se niega por completo el entorno para aislar, un escenario con un carácter mucho más teatral y sofisticado, en donde exista la sensación mágica de transportarse los grandes salones frívolos de las capitales culinarias del mundo. EME no necesita más luz, para los que están listos para hacer la sugerencia, sino lo contrario. Una de las más fuertes referencias en este sentido, es el emocionante juego de oscuridad casi total en espacios como el jardín del Skybar o los comedores de Setai en Miami, hasta las penumbras de Buddakann en NY, el Club 647 en Buenos Aires o de Pacifico en Lucerna. Parte del encanto del blackout es la fantasía de poder entrar a la noche aun siendo de día.

En EME hemos distribuido los espacios en siete salones discontinuos, en donde cada uno se desliga del siguiente de forma bastante radical; sin embargo todos en su conjunto producen un cierto efecto de unidad que es visualmente inesperado. El manejo del color es también bastante inusual para un restaurante en la ciudad, ya que la paleta parte de una derivación de los negros y sepias, las gamas de grises, hasta explotar en dorados, purpuras, cobres, champagne y rojo carmín, y como alto contraste el arena y el off-white.

Hacia el exterior EME no habla, es más, debe pasar desapercibido. Una vez cruzado el umbral de luz del recibidor, bastante carmín por cierto, la oscuridad aparece. En la decoración se han usado tapices y lambrines italianos, así como textiles franceses. Aunque el mayor crédito se lo lleva el grado artesanal de los metales y maderas que dan forma a los diseños del mobiliario fijo. La alfombra la hemos diseñado en el estudio y se ha fabricado por Milliken. Al igual que otros elementos característicos como el candil central, las contrabarras y sus efectos visuales o los espejos de agua con fantasías de vidrio flotantes.

Los siete salones se descomponen en el Grand Foyer, que tiene un ambiente de los palacetes de las colonias británicas y francesas en África y Asia y su Cocktail Bar, el cual mantiene un estilo clásico en negros y asemeja el bar de un viejo hotel europeo. En la planta de tierra, continua el Set Grill el cual es el salón fine-dining  del restaurante el cual es cálido, ecléctico, sofisticado y muy cómodo. Finalmente el gran patio exterior el cual tiene hasta triples alturas abrazadas por muros revestidos de porcelana negra italiana, pisos claros de porcelana-madera y algunos jardines colgantes. La cubierta del patio se abre para cenar o comer al fresco. En la planta alta, se encuentra el Library, el cual es un acogedor comedor privado con chimenea y sala privada, y al final el plato fuerte: detrás de las puertas deslizantes esta el Purple y su terraza, que es un salón de baja altura, muros dorados, agua, flores e iluminación espectacular. Aquí continúa la acción nocturna y después de la cena, comienza la sobremesa sin que sea necesario cambiar de destino. Y eso, en la peligrosa Ciudad de México se agradece.