SANATORIO ALLENDE VILLA BELGRANO

SA ALLENDE IMAGEN EMBLEMATICA

BAQ 2012
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ARGENTINA
ALBERTO MARJOVSKY, ESTEBAN URRUTY, MAXIMO TRIOLO, MIGUEL URRUTY

El Sanatorio Allende es una institución muy prestigiosa y antigua de Córdoba, cuyo radio de acción se extiende a las provincias vecinas.

Deciden crecer creando una red de alta complejidad comenzando con un sanatorio polivalente a construirse en varias etapas.

Se elige para tal fin un terreno en Villa Belgrano, Córdoba, cercano a un muy importante nudo vial, y a una ruta de circunvalación de la ciudad para permitir una gran rapidez en la conexión con otros sectores y asegurar buen acceso al transporte público por parte de los usuarios.

Se lleva a cabo un estudio con  ingenieros viales para reformular las manos y disminuir el impacto que produciría el nuevo edificio en el transito existente.

El predio de casi 8000 m2. ocupa una manzana atípica de forma triangular.

En función de esto se definió un diseño también atípico para un establecimiento de salud, ya que la volumetría adoptada es similar a una gran “porción de torta” que mide 125m x 105m x 88m y de 10,50 metros de altura sobre el nivel del terreno.

No obstante su forma atípica se estudian cuidadosamente los circuitos  circulatorios (técnico-público) para mantener constantemente unidos todos los sectores funcionales.

Se decide proyectar un edificio extendido  de PB, dos pisos altos y un subsuelo para minimizar el uso de ascensores en los sectores de gran afluencia de público así como el movimiento interno del personal técnico.

El segundo subsuelo está dedicado casi exclusivamente a cocheras para absorber el estacionamiento de vehículos de los usuarios.

Se crean fachadas extendidas  y un gran patio interior buscando la buena iluminación y ventilación natural de los locales que así lo requieran. Con el mismo fin se abren patios ingleses  para iluminar, ventilar y dar vistas exteriores a los locales ubicados en el primer subsuelo.

El patio central, llega hasta el primer subsuelo y se abre en terrazas hacia la parte superior para mejorar el asoleamiento de las plantas inferiores. Es utilizado como pulmón verde creando en sus desniveles jardines terapéuticos para uso público.

Se estudia especialmente el asoleamiento de cada fachada según su orientación para responder con el parasol adecuado a cada necesidad, permitiendo el ingreso del sol en invierno e impidiéndolo en verano (horizontales al norte, verticales al sudoeste y pantallas perforadas al oeste) para disminuir el uso del AA.

La necesidad de construirlo en etapas lleva a proyectar un edificio compuesto por dos volúmenes principales unidos entre sí por un gran hall de acceso que permite la integración espacial de todos los niveles. Esta decisión posibilita tener un edificio terminado en sí mismo una vez concluida la primera etapa con todos los beneficios que resultan de no tener espacios y o fachadas inconclusos.

Este hall que tiene características de espacio urbano, es además un pulmón que regula la temperatura de los grandes espacios públicos mediante el sistema de evacuación del aire caliente a través de ventanas altas con el objetivo de disminuir el uso de acondicionamiento artificial. Estas ventanas se materializan en la franja que separa la cubierta liviana del espacio central, de la estructura de los bloques laterales.

Con el mismo objetivo, disminuir el uso de acondicionamiento artificial, todo el cerramiento exterior se resuelve con el sistema de fachadas ventiladas y DVH en los sectores vidriados.

El hall se abre visualmente hacia el gran patio central buscando iluminación y vistas hacia los espacios verdes terapéuticos. Esta apertura se realiza a través de un ventanal curvo protegido del sol del oeste empleando vidrios oscurecidos.

La superficie total del Sanatorio Allende Cerro es de 21.200m2, el cual se habilitará en 2 etapas independientes, bien diferenciadas, que tienen en cuenta la morfología del proyecto. En una primera etapa se construirá la porción correspondiente a la base del triangulo que es el sector de hospitalización propiamente dicho. Esta tendrá una superficie de 14.494 m2.

Potenciando una tendencia en vigencia desde hace pocos años, se busca reformular el concepto de hospital, sin dejar de lado las necesidades funcionales, poniendo el acento en el edificio como hecho arquitectónico y en las  vivencias estéticas y espaciales de usuarios en general (público, pacientes y personal)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *