TERMINAL TERRESTRE DE CAÑAR

BAQ 2016
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
ECUADOR
PABLO OCHOA, ESTEBAN PESANTEZ, JAVIER MORALES, CHRISTIAN JARA, IGNACIO CEDILLO, XAVIER PINEDA, OFICINA ORDOÑEZ & ARQUITECTOS 

Ubicado en la Ciudad de Cañar, en la zona Centro Sur de los Andes Ecuatorianos a 3178msnm. Región caracterizada por sus elevados valores culturales, arqueológicos y patrimoniales de herencia Cañari e Inca. 

Zona de clima frío [7°C a 16°C] constante durante todo el año; y fuertes vientos [12km/h]  que recrudecen la sensación térmica por la elevada humedad ambiental [91%], haciendo que las condiciones higrotérmicas estén muy por debajo de los niveles de confort requeridos.

Es por ello que la geometría del edificio responde a las condiciones del medioambiente, circunstancias que precisan la aplicación de criterios bioclimáticos, tanto para captar, acumular y distribuir el calor ganado por la radiación solar, así como también protegerse de los vientos predominantes del Norte y del Este.

El proceso creativo de diseño del edificio se nutre del análisis del entorno y su contexto inmediato, tomando en cuenta las fuertes referencias de identidad que están presentes en el territorio. La integración de esta arquitectura pretende ser total y simplificada, utilizando criterios de diseño que refuercen el legado cultural de la sociedad como son sus materiales, tradiciones constructivas, texturas y organización espacial.

La Arquitectura del edificio se conforma por dos bloques rectangulares que se emplazan formando una “L”, el primero de ellos [Bloque A] está alineado al eje Este – Oeste, y alberga los módulos de boleterías, mientras que el bloque perpendicular [Bloque B], dispuesto en el eje Norte – Sur contiene el área de comercios,  servicios, sala de espera, y la conexión hacia a los andenes. En el espacio interno que conforman los bloques descritos se ubican los pasillos cubiertos para el embarque y desembarque de los pasajeros, así como también la zona de estacionamiento de los autobuses.

El edificio está orientado exactamente en los ejes cardinales, exponiendo los muros de piedra hacia los vientos predominantes (Norte y Este) con el fin de que la robustez del material proteja el clima interno, reduciendo las pérdidas de calor y logrando que el edificio sea térmicamente más estable. Internamente se dispone de dos lucernarios que mantienen los niveles de iluminación natural constantes y uniformes durante todo el día. Así mismo se sitúa un gran vidrio que funciona como captador solar expuesto hacia el oeste, con el fin de que se produzca calentamiento del ambiente por efecto invernadero aprovechando la radiación del sol de la tarde.

La Piedra es el material de mayor relevancia dentro de la herencia arquitectónica de estos pueblos, es por ello que se decidió trabajar con las habilidades de artesanos locales que extrajeron y dieron forma a las fachadas, permitiendo así la reactivación de las economías locales, el fortalecimiento de sus oficios y sobre todo la reducción de la Huella Ecológica del edificio, pues el gasto energético para la obtención, fabricación, transporte, montaje, mantenimiento y futura reutilización de este material es muy baja, obteniendo a su vez un disminución al mínimo en emisiones de CO2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *