TIENDA DE MUEBLES Y TELAS

TIENDA DE MUEBLES Y TELAS01

BAQ 2012
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
ARGENTINA
PATRICIA LINARES, JAVIER SPEZIALE, MATÍAS QUINTELA, GUILLERMO GAUNA, AGUSTINA ACOSTA

En un lote de 8,66 x 20,50 mts, en la calle Nicaragua, próximo a la plaza Armenia, barrio de Palermo, se nos encarga la reforma y ampliación de una casa para transformarla en local comercial. Luego de visitar la propiedad, fotografiarla y conversar con los propietarios, detectamos que había tres datos muy concretos, sobre los que debíamos reflexionar.  El primero, la propiedad existente, una casa chorizo de una planta con techo de bovedilla que conservaba parte de su arquitectura original. El segundo, el programa comercial, claramente definido como negocio de venta de muebles, telas y objetos de decoración. Por último, una empresa que quería hacerse conocer y posicionarse en un nuevo barrio.

Planteadas la consigna y las cuestiones a las que debíamos dar respuestas, enseguida empezamos a preguntarnos sobre cuál debía ser la mejor manera de operar o intervenir sobre un edificio histórico,  de valor arquitectónico,  dador de identidad. (De esta manera, nos sumamos a la vasta discusión internacional sobre la que mucho se viene haciendo en los últimos años, sobre todo en las ciudades más antiguas de Europa, donde hay grandes ejemplos al respecto). Sobre la mesa, entonces, aparecieron palabras como reutilización, reciclaje, restauración, puesta en valor, permanencia, temporalidad, ruptura, mímesis… Así es como fuimos encontrando el camino hacia la idea esencial de este proyecto.  Todo aquello existente y que nos pareciera valioso, debía ser conservado y recuperado,  respetando su carácter arquitectónico y simbólico original. Todo lo que se agregaría nuevo y formaría parte de la ampliación, debía tener un lenguaje contemporáneo, ser un claro reflejo de estos tiempos. La idea era generar un contraste que funcionara de complemento y marco, a través del cual ambas partes adquirieran mayor valor por su carácter individual y contrapuesto. Además, este nuevo elemento debía ser muy expresivo ya que debía funcionar como “llamador” para el público, generarle interés. El edificio debía resultar llamativo y atractivo para que la gente lo viera y, aún sin conocer la marca o este nuevo negocio que se había instalado en el lugar, quisiera entrar y recorrerlo, tomando contacto casi sin querer con los productos allí expuestos. En síntesis, podemos resumir el concepto en tres palabras: histórico, contemporáneo y expresivo.

En cuanto al programa, el edificio tiene 185 m2 de showroom, en planta baja y primer piso, 103 m2 de exposición de telas y 67 m2 de patio cubierto. Además, cuenta con un sector de servicios, depósito, kitchinette, baño y sala de máquinas.

Analizando las operaciones más particularmente, podemos decir que del edificio existente se rescataron la fachada de frente, la del patio interior, la losa y el patio, elementos que fueron revisitados y reformulados con una nueva propuesta funcional y espacial. En la fachada de frente se tuvo que ampliar una de las ventanas para ganar vidriera, a la del patio interior se le quitaron las carpinterías, quedando los huecos como pasos entre dos espacios cubiertos y la losa que hacía de cubierta ahora se transformaba en entrepiso. Finalmente, el patio, fue una parte del proyecto sobre la que pusimos especial énfasis ya que queríamos retomar su riqueza pero al mismo tiempo, proponer algo diferente. Conservamos el vacío en contacto con el cielo pero se lo incorporó al espacio interior con un techo de vidrio y se agregó vegetación en forma de “pared viva”, cuya agua de riego escurre en un estanque y recircula completando el ciclo.  A pesar de ser un espacio cubierto, la presencia del agua, la luz natural y el verde, nos proporciona un microclima y produce la oxigenación del aire.

Como elemento nuevo y haciendo alusión a la imagen de una “tela” cubriendo un objeto (recordemos que el negocio diseña y comercializa telas), que se posa sobre él pero no lo toca, construimos una placa que hace de cubierta exterior,  cielorraso interior y baja en forma de patas, intencionando el acceso  en el frente y armando el estanque atrás, que junto a la pared viva, hacen de remate de la perspectiva  y la circulación.

El trabajo morfológico y lenguaje buscan reforzar esta idea de contraste entre lo anterior y lo nuevo, reconociendo por un lado, una geometría de ángulos rectos, aberturas con arcos de medio punto, abundante ornamentación, tectonicidad, protagonismo murario, oscuridad, colores pastel y por el otro, formas atípicas de ángulos diversos, grandes carpinterías, permeabilidad, transparencia y colorido. Esto a su vez, tendrá su impacto en la espacialidad y las sensaciones provocadas en el visitante. Frente a los espacios de proporciones horizontales, acotados, con ventanas tradicionales, que aportan contención, aparece un espacio muy vertical, bañado de luz natural, colonizado por tres objetos (la escalera y dos columnas redondas muy esbeltas) que potencian la escala y la sensación de pequeñez.

El tema de la iluminación fue estudiado para generar una atmósfera diáfana y conectada con el cielo, a través de la iluminación natural y un efecto más escenográfico, que potenciara los objetos expuestos y las vidrieras con la luz artificial. La primera fue trabajada principalmente de manera cenital, con una gran cubierta de vidrio sobre el vacío y cuatro lucarnas puntuales, en forma de conos que actúan de filtro y tamiz, generando una luz indirecta y más homogénea.

Para terminar, podemos decir que este proyecto pretende plantear una relación de continuidad entre lo anterior y lo nuevo, evitando la mímesis y los historicismos pero sobre todo, con una mirada optimista sobre lo que vendrá… su devenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *