VICOLOFT

VicoLOFT. FOTO SELECIONADA.006

BAQ 2014
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
GUATEMALA
DAVID GARDA

La propiedad se localiza en Miraloma de Bellas Luces, una urbanización privada perteneciente a Santa Catarina Pínula, pequeña población en la periferia de Guatemala Ciudad a 1700 m. sobre el nivel del mar. El lugar posee una fuerza extraordinaria debido a la naturaleza, principalmente un bosque de robles y coníferas, y la vista espectacular de los volcanes.

Siendo un área suburbana de baja densidad y calles de terracería la sensación imperante es de estar en el campo disfrutando del panorama, el silencio, el aire puro. Tres volcanes visibles frontalmente en el cuadrante poniente inspiraron la orientación de la residencia. El programa relativamente sencillo: una pareja retirada, amante del arte, con deseos de disfrutar cada día compartiendo con los amigos que frecuentemente les visitan. La residencia es un gran contenedor de tres pisos, el nivel de estacionamiento y servicio, el social, el privado. Social y privado separados en distintos pisos, confluyen en la doble altura, como si se tratara de una casa de patio central.

La mayor dificultad ambiental fue la de poder orientar la residencia hacia el poniente sin por ello renunciar al confort térmico y espacios abiertos, ventilados naturalmente. Para ello se pensó en un sistema de parteluces tipo “waffle” realizado en concreto expuesto, con generosa profundidad para lograr protección solar externa a la ventaneria. De esta manera se logró un “filtro” mediador que enmarca las vistas, generando un efecto mosaico.   Dos terrazas de acero y madera se liberan de la retícula y se extienden hacia el exterior, para poder disfrutar sin limitaciones del panorama. Por motivo de topografía, parte de la residencia se encuentra contra tierra y el diseño pasivo utiliza ese acople logrando una notable inercia térmica y se evita la transmisión de humedad con un sistema constructivo de dobles muros celulares ventilados.

La estructura de acero es terminada con poliuretánica blanca, como si se tratara de un barco, logrando así una tectónica ligera en un espacio diáfano.

Las barandas interiores son de cristal para incidir lo menos posible en elementos. La terraza superior es protegida por un estrato de grava de cuarcita, la misma de la calle, y con esto se minimiza el impacto solar y la vez se genera un tamiz para evitar taponeo de las bajadas de agua.

Vivir en VicoLOFT es una experiencia singular por el ambiente natural en que se encuentra, por los espacios de doble altura, su personalidad y por las obras de arte de la colección de familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *