VIVIENDA MBURICAO

BAQ 2010
CATEGORÍA DISEÑO ARQUITECTÓNICO
PARAGUAY
LUÍS ELGUE, CYNTHIA SOLÍS PATRI

Un  residuo  urbano  de  7,60m  x  10m,  con  orientación  norte – sur y un perímetro construido de 6m de altura  promedio,  da  al  terreno  una  configuración  casi  de  fosa,  poca  luz en la zona de suelo por las sombras linderas arrojadas.

Un programa  habitacional polifuncional, con mayor intensidad en actividades sociales; reuniones varias, cine, comida al aire libre, piscina.

Se propone  un  contenedor de ladrillos,  separado de los linderos;  al oeste protegiendo de la incidencia solar,   una   placa   de   hormigón  que  estructura  los servicios  (escaleras y baños);  al  este  un  vacío para capturar todo el viento del noreste, delimitado  por una  piel verde,     actuando como reguladora de  temperatura,  luz y sombras,  conteniendo patios y  una  terraza  como  expansión del  área  social  bajo pérgola en primer nivel.

La  organización  espacial  del  contenedor  se  estructura  según  el   grado  de  luminosidad  y  relación requerida  por  los espacios;  los  menos  luminosos  e  introvertidos  en  planta  suelo y a medida que se elevan,  van  apareciendo  los  espacios  de  mayor  exigencia  de  luz  y  conexión  con el exterior. Espacialmente,  el  contenedor  va  localizando expansiones hacia el exterior a medida que va subiendo, organizadas en forma helicoidal por niveles y concluyendo en la terraza,  donde cambia la escala ya que  el espacio introvertido de zonas bajas se transforma en el gran patio de la casa, apropiándose de todo el paisaje circundante.

El  contenedor  enfatiza  su  condición  de  mono pieza,  al  no  ser  tratado  con la tradicional perforación loosiana por niveles: las perforaciones murarias están concebidas como desgarres sin referirse a niveles interiores, sino a vistas o entradas del aire y la luz…

La casa está materializada con una serie de epidermis ,a partir de elementos constructivos corrientes en el Paraguay;  el más común  de los ladrillos, hormigón, madera en pisos exteriores  y  el  verde domesticado traducido en una pérgola a doble altura y cerramientos vegetales sobre linderos.

La  epidermis  de  la  caja  cerámica  está  armada  a  partir de la doble piel de ladrillos en forma de tapa donde  en  el  intersticio va;   la  estructura,  las  instalaciones, la aislación  hidrófuga, acústica y térmica, consiguiendo  además  en  el  mismo  acto  la  expresión  cruda  del  ladrillo  común;  donde los defectos curvados de este ladrillo barato se convierten en cualidad,  configurando una expresión casi de  cestería o tejido, bajo los efectos de la luz…

Estos  ladrillos  están  armados  a  junta  seca, intentando  evitar  la condensación de aire interior ya que funcionan como poros,  buscando que el edificio respire por la piel  y  la misma discontinuidad producida   por los intersticios entre ladrillos evita  la  conducción  del  calor;  además no están protegidos contra las inclemencias climáticas, lo que permitirá impregnar en ellos el paso del tiempo…