VIVIENDA W.F.

BienalQuitoWF

BAQ 2012
CATEGORÍA REHABILITACIÓN Y RECICLAJE
PRIMER PREMIO
PARAGUAY
MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ MERLO

El presupuesto como en la mayoría de los casos no fue un problema, simplemente desde el inicio fue claramente bajo y un desafío.Un músico cumpliendo su tercera década de vida, y la primera en pareja decide formar un hogar, una casa, un lugar donde comenzar una nueva vida junto a su mujer, una actriz que según nos dice suele cumplir 25, hecho del cual preferimos reservamos el derecho a la duda.

Un lote pequeño en el centro de Asunción, en realidad el patio de una casa recientemente restaurada y donde actualmente funciona nuestro estudio, que por ende ya no tiene patio sino un pasillo pequeño lleno de colillas de cigarrillo.

Dos construcciones preexistentes, una en el fondo con un baño y una habitación pequeña con techo de tejas españolas sobre estructura de tirantes de madera y tejuelas cerámicas; otra en el frente con un depósito, baño y un salón donde anteriormente funcionaba una óptica con techo plano de bovedillas, ésta construcción del frente en fachada es una adhesión a la fachada antigua de la casa restaurada.

Dividimos los lotes y obtuvimos un terreno irregular de aproximadamente 4,5 variable de frente x 30 de fondo.

Para resolver los espacios decidimos construir una estructura de hormigón armado que resuelva el proyecto tanto en sus cualidades estáticas, espaciales y también porque no estéticas (dado que finalmente toda construcción tiene una estética, haya sido pensada desde el inicio o haya sido resultado de otros procesos).

Pilares de 0,30 x 0,30 m., vigas invertidas perimetrales en la primera losa y vigas normales en la segunda resolviendo así también parte del cerramiento perimetral, que luego se terminaría de cerrar con mampostería de ladrillos comunes. En esta construcción nueva se ubicaron: en planta baja una galería al exterior y un espacio de sala y comedor integrados, en planta alta dos dormitorios con baños privados.

Se utilizó la construcción del fondo elevada 90 cm del suelo para ubicar la cocina y el servicio, la estructura de madera del techo fue reutilizada para construir un entrepiso con tejuelones cerámicos y una capa fina de hormigón armado para regularizar la superficie, de esta manera sobre la cocina y servicios se ubicó un estudio.

Al aprovechar la diferencia de nivel de la cocina con respecto al piso de la sala comedor, se organizó la vivienda en medios niveles.

Finalmente tenemos: nivel 0,00 galería sala comedor, nivel +0,90 cocina y servicios, nivel +2,90 dormitorios, nivel +3,80 estudio y nivel + 5,80 terraza desde la cual se observa la bahía de Asunción.

La escalera en el centro y como elemento vinculante entre la construcción preexistente y la nueva en un espacio de triple altura.

En la galería exterior en planta baja se conservó un aljibe, en un sector donde el suelo era poco resistente y presentaba un curso de agua, por lo tanto se evitaron el pilote de fundación y el pilar esquineros y se calculó un voladizo de 4,5 m. reforzado con un sistema de pos-tensado “kapelú” (expresión guaraní que puede significar: amigo o hecho artesanalmente) para evitar la deformación o flecha diferida (a pesar de que se previó una contra-flecha de 3 cm. que luego de desencofrar terminó siendo de 0,8 cm.) Este tensor consiste en dos varillas de acero lisas de 20mm tensadas desde perfiles metálicos introducidos en las vigas previo al hormigonado, en la parte superior un elemento al que apodamos “triste” para la transmisión de los esfuerzos de un lado a otro. Finalmente tensado todo esto con tensores comunes, de los que generalmente se utilizan para tensar estructuras metálicas de tinglados.

Desde la calle, la vivienda es una fachada sobre el lindero, la fachada preexistente con el muro picado dejando los ladrillos originales, los agregados posteriores y las instalaciones a la vista, evitando la necesidad de posterior mantenimiento. Se construyó un muro de ladrillo huecos que otorga privacidad a la terraza del frente y a la vivienda misma pero permite el paso del viento.

Los ladrillos de las demoliciones realizadas para destechar la construcción del fondo fueron reutilizados como cerramiento, quedando algunos a la vista y otros que si fueron revocados, con esto se ahorró tanto en material como en alquiler de contenedores para retiro de escombros.

La estructura de hormigón, trabajado tradicionalmente, como “se hace” en todos lados, inclusive donde no hay arquitecto, donde no hay ingeniero, buscando la universalidad constructiva. Se construye evitando complejidades, se construye con la tecnología disponible.

Lo que se construye es lo que se utiliza, y solamente se construye lo que es realmente imprescindible para obtener un espacio de calidad. Se construye lo esencial y se aprovecha lo que “ya hay”, entendiendo que los recursos son escasos y no tiene sentido desperdiciar recursos disponibles, simplemente debemos aprender a mirarlos desde otra perspectiva y poder convertir escombros en paredes, techos en pisos o chapas de desecho en portones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *